Península Animal

AFECCION DE OJOS CATARATAS | Península Animal

 

¡Recuérdame!

¡Regístrate!

Regresar a La columna

CATARATAS EN LA MASCOTA

CATARATAS EN LA MASCOTA

AFECCION DE LOS OJOS EN LA MASCOTA OPACAMIENTO DEL OJO

 Cataratas en perros y gatos: El cristalino o lente es un tejido normal del ojo, transparente, ubicado entre dos cápsulas (similares a polietileno). La luz lo atraviesa, impactando en la retina, ubicada en el fondo, como en una película fotográfica, formada por tejido nervioso. Parten de ella impulsos hasta áreas específicas del cerebro, dando lugar a la percepción de imágenes. Las opacidades que pueden afectar al cristalino se denominan Cataratas. Varían desde ligeros puntos o rayas, apariencia de vidrio rajado, zonas opacas parciales o totales. Generalmente de color blanco. Hay que diferenciarlas de pequeñas imperfecciones en animales jóvenes y esclerosis en seniles, de poca significancia. El iris está ubicado por delante del cristalino. Al contraerse o dilatarse según la intensidad de la luz, como el diafragma de una cámara de fotos, deja ver mayor o menor superficie del cristalino. Por este motivo las cataratas parecen más grandes en la penumbra.

 

Cataratas en perros y gatos: ¿Qué consecuencias producen?

Disminuyen la visión hasta impedirla cuando las cataratas están maduras. En ese momento sólo perciben la presencia de la luz, sin imágenes. Pueden confundirnos, pareciendo ver algo, por el olfato, tacto, audición, y recuerdo. Si no se operan pueden llegar a la hipermadurez, donde partículas muy pequeñas atraviesan las membranas del cristalino. El organismo no reconoce ese material como propio y lo ataca. Esa peligrosa inflamación se denomina uveítis facolítica. La mayor dimensión que adquiere el cristalino y las proteínas precipitadas pueden conducir a hipertensión ocular: glaucoma. Sufre dolor, aumento del tamaño del ojo hasta impedir que los párpados cierren.

 

Cataratas en perros y gatos: Las causas

 

Alteraciones metabólicas, por falta de ciertos nutrientes o cúmulo de catabólitos.

En caninos y equinos es frecuente la herencia. También por inflamaciones severas ó como consecuencia de golpes, úlceras o heridas perforantes, descargas eléctricas, ciertos tóxicos, diabetes.

 

Cataratas en perros y gatos: Diagnóstico oftalmológico

Se revisarán cuidadosamente ambos ojos, poniendo en evidencia sus afecciones.

Los oftalmoscopios directos e indirectos permiten observar las distintas estructuras, clasificando la catarata, si está presente. Si el cristalino aún conserva transparencia podrá visualizarse la retina, que puede estar simultáneamente alterada. Esta es la razón por la cual no se debe demorar el examen si se sospecha de cataratas.

 

Ante cristalinos opacos la retina sólo será evaluada por reflejos pupilares directos y cruzados, pudiendo indicarse electrorretinografía. La ecografía puede evidenciar desprendimientos de retina, hemorragias y tumores, por detrás de un cristalino denso.

 

Cataratas en perros y gatos: Tratamientos médicos

Los colirios son ineficaces. En estados de cataratas incipientes prescribimos ciertos aminoácidos y vitaminas, tendiendo a mejorar el metabolismo. 

 

Cirugía de Cataratas en perros y gatos: ¿Cuándo operar?

Actualmente se indica hacerlo cuanto antes, aún con presencia de visión, ya que disminuyen las complicaciones. Preferimos las cataratas inmaduras.

 

Cirugía de Cataratas en perros y gatos: Post operatorio

No es necesaria la internación. En caninos protegeremos la zona operada de frotamiento y rascado mediante un collar isabelino, pantalla plástica flexible en forma de embudo, fijada al cuello.

En equinos, máscaras protectoras. La medicación es similar a la previa. Será controlada la evolución mediante exámenes periódicos. 

 

Cirugía de Cataratas en perros y gatos: ¿Recuperará la visión?

Una vez operados los objetos muy cercanos serán menos nítidos, como en las personas mayores con hipermetropía. La acomodación no es similar a la humana, y son menores sus exigencias. Nos superan en oído y olfato. Las lentes oculares en perros se encuentran aún en etapa experimental, existiendo dudas sobre sus ventajas, así como las complicaciones. En equinos son contraindicadas.

Según estadísticas de diferentes autores se incrementó el éxito del 70% de los casos operados con técnica convencional, que exige una apertura mucho mayor, al 90% mediante facoemulsificación. En nuestra experiencia de cada 10 operados 8 recuperan visión y 2 permanecen ciegos, lamentablemente. Si pudiéramos operar siempre cataratas incipientes o inmaduras, incrementaríamos el éxito.

 

En los que padecen previamente afecciones importantes, como uveítis, disminuyen estas cifras 20%, con respecto a las citadas. 

 

Cirugía de Cataratas en perros y gatos: Riesgos que los propietarios deben tener presentes

Los provenientes de la anestesia general son muy bajos, disminuyendo si se realizan análisis y estudios cardiológicos. Los ojos pueden sufrir inflamación, adherencias, elevación de la presión, opacidades de la córnea y de la membrana posterior, desprendimiento de retina y automutilaciones, en el 10 al 20% de los operados. No estamos garantizando el éxito, sino brindando una alta probabilidad de recuperar visión. 

 

Cirugía de Cataratas en perros y gatos: Los diabéticos

Obviamente deberán estabilizarse en su glucemia, siendo conveniente la castración de las hembras.

Son poco frecuentes las lesiones retinianas por la diabetes (atrofia, hemorragias, desprendimientos), por lo que pueden intervenirse. 

 

Cataratas en perros y gatos: Implicancia para la crianza

Dada la heredabilidad de esta patología no es conveniente la reproducción de los afectados.

Los Clubes de las razas predispuestas deberían implementar un examen oficial.

 

A las cataratas se les define como opacidad que se producen en el interior del ojo, en una estructura llamada Cristalino. El Cristalino es una estructura óptica transparente (como una lupa) que está ubicada dentro del ojo, por detrás de la pupila. Se le puede comparar con un huevo ya que está conformada por una "cáscara", una porción central más consistente llamada núcleo, homóloga a la yema, y una sustancia de aspecto gelatinoso que rodea al núcleo llamada corteza, que en nuestra comparación semejaría a la clara. Cuando un huevo se cocina, la clara cambia su aspecto transparente y se convierte en una sustancia opaca y de color blanco. En muchos casos al cristalino le sucede algo parecido y deja de ser transparente adoptando una coloración blanquecina o azulada denominada Catarata. Esta opacidad provocará en forma paulatina la pérdida de visón. Generalmente se tiene la idea de que las Cataratas son un problema de animales viejos. Sin embargo esto no es totalmente cierto dado que existen cataratas congénitas y cataratas juveniles, éstas últimas las más comunes. Es más frecuente ver perros de 5, 6 ó 7 años con cataratas y no de 12 ó 13. Asimismo, algunas razas las presentan más que otras por ejemplo: el Cócker, el Caniche, el Pequinés y en muchos de estos casos, el problema es hereditario.

 

La cirugía de cataratas es una microcirugía. Debe realizarse con instrumental adecuado y es absolutamente necesario el uso de un microscopio quirúrgico. Estas técnicas han tenido gran desarrollo en nuestro medio en los últimos años. Por eso es factible conseguir buenos resultados a través de cirujanos entrenados. Sencillamente, y siguiendo con la comparación con un huevo, la cirugía consiste en "abrir la cáscara y extraer la clara y la yema" devolviendo al ojo la transparencia perdida.

 

¿Cómo es el comportamiento de un perro que ha perdido su visión? En primer lugar es importante que la visión de un perro no es como la nuestra. Podríamos decir que es más rústica o primitiva y tienen un mayor desarrollo de otros sentidos como el oído, el olfato o el tacto. Las experiencias de comportamiento indican dos cosas: la primera es que, en términos generales, un perro empezará a manifestar la ceguera cuando haya perdido por lo menos el 80% de su capacidad visual; y la segunda que, salvo algunos cambios de adaptación, el perro no manifiesta grandes problemas para seguir con una vida aceptablemente normal.  No todos los perros con cataratas pueden operarse. Para ser un paciente quirúrgico su perro debe reunir algunas condiciones clínicas de las cuales las más importantes son:

 

Un buen estado clínico general.

Preferentemente cataratas bilaterales.

Ausencia de otras enfermedades oculares asociadas.

Estos aspectos los deberá evaluar un profesional capacitado a través de un examen clínico y oftalmológico detallado.

 

Problemas de los sentidos:

Los sentidos se debilitan en cierto grado y son muy comunes problemas como la sordera, debido a la calcificación de los huesecillos del oído interno, y la disminución o pérdida de la visión que puede deberse a padecimientos como cataratas, glaucoma, atrofia de la retina, etc.

Hay una disminución en el sentido del gusto lo cual lleva a un desinterés por el alimento y por lo tanto a una baja de peso. Siendo asi las cataratas un problema de herencia o de vejez en la mascota. La capacidad de regular su temperatura también disminuye y una exposición prolongada al frío puede causar una hipotermia, es decir, una baja en su temperatura corporal.

 

FUENTE  http://www.perrosdemexico.com

 

 http://www.perros.wikia.com/

 

 http://www.foyel.com/

 

© 2014 Península Animal Diseño hecho en México por Th!nk Comunicación S.C.P